Desde que el ser humano descubrió las bondades de la madera como elemento de construcción, su principal preocupación ha sido el encontrar un método que permita prolongarle su vida útil, preservándola del ataque de insectos perforadores, hongos y termitas que favorecen la pudrición de la madera, atentando contra su estructura, reduciendo su resistencia, presentación y durabilidad.

La empresa fue creada en el año 1967, siendo la primera Planta Impregnadora del país en usar sales CCA (Cromo – Cobre – Arsénico). Por años ha dedicado sus esfuerzos tanto técnicos como comerciales al área de Preservación de la Madera aplicando un método, que a diferencia de cualquier otro, permite que el agente retenedor penetre en el "alma" de la madera y permanezca allí de por vida.

En sus inicios, sus principales productos fueron Postes de Electrificación, los cuales aún pueden reconocerse del Arica a Punta Arenas por su sello al fuego. Así también, los Polines utilizados en las principales viñas del país y en cercos carreteros. Posteriormente, la planta se traslada a la ruta 68, para luego trasladarse a su ubicación actual y dedicarse principalmente a fabricar madera para la construcción.

Actualmente, su principal rubro es la Madera Impregnada en Pino y Alamo, contando además con madera sin impregnar de Pino Bruto, Álamo, Oregón, Polines, Postes y Eucaliptos.

Mantenemos siempre un stock constante de los productos más cotizados, que nos permite atender de manera más rápida, además de contar con la flexibilidad para preparar productos y medidas especiales de acuerdo con las necesidades de nuestros clientes.